Una clínica veterinaria localizada en Palma de Mallorca, Baleares, está siendo investigada por el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona), luego de recibir una serie de denuncias alarmantes contra el médico veterinario y las condiciones del lugar.

Gracias a la colaboración de la Consellería de Medio Ambiente, el Seprona dictaminó realizar averiguaciones para ratificar que las acusaciones hechas por parte de diferentes asociaciones animalistas y los particulares, sean verdaderas.

De acuerdo a los testimonios que ha recibido la Guardia Civil, y apoyados por el medio de comunicación PlayGround, tienen evidencias que indicaban que la clínica operaba en condiciones deplorables, y también pruebas de posible fraude y maltrato animal.

AbandoNOanimal, mascotas

Veterinario acusado de maltrato animal

De acuerdo a las investigaciones llevadas a cabo por el Seprona, se descubrió que la clínica no se encontraba inscrita en el registro de la Consellería, y el instrumental para realizar radiodiagnóstico no poseía la debida autorización de la industria.

Además, la clínica operaba bajo deplorables medidas de higiene. Incluso habían 12 cadáveres en el frigorífico sin las respectivas bolsas y sin ningún aviso que indicara el retiro de los mismos.

Entre las 16 denuncias recogidas por el medio PlayGround, se conoció que el veterinario responsable de la clínica habría incurrido en los delitos de estafa y mala praxis. Específicamente lo acusan de diagnosticar supuestas enfermedades en las mascotas sin realizar los exámenes correspondientes para corroborar la valoración. Sumado a que cobraba por los diversos procedimientos cantidades exageradas de dinero a los clientes.

Algunos de los denunciantes denunció: "había visitas en las que reclamaba hasta 500 euros por terapias holísticas, que después iban en aumento según la cantidad de pastillas y tratamientos". Otros lo acusan de malos tratos a sus mascotas.

AbandoNOanimal, mala praxis veterinaria

Los clientes se percataron de que a clínica no contaba con los equipos necesarios para realizar los diagnósticos y debido a esto desconfiaban si el profesional tenía la formación adecuada para detectarlos. Esto fue una señal de alarma para muchos que pudieron darse cuenta de las irregularidades y realizaron las denuncias. El medio PlayGround documentó en un vídeo el desastroso lugar donde los clientes llevaban a sus mascotas para que fueran atendidas.

Debido a la gravedad de las acusaciones, el medio de comunicación que cubrió esta lamentable noticia se ha puesto en contacto con la Consellería de Medio Ambiente para indagar más y poder confirmar si el veterinario pudo haber falsificado su título profesional, pero no han podido recopilar detalles del caso a causa de la Ley de Protección de Datos.

Sin embargo, el veterinario tiene referencias de haber trabajado en CannyPlant, otro centro que también estuvo rodeado de polémicas por maltrato animal y mala praxis, algo que no favorece al veterinario denunciado.

Se espera que la investigación pueda resolver este terrible caso y aclare todo el panorama, ya que muchas personas confían sus apreciadas mascotas a los profesionales, y muchas veces es peor el remedio que la enfermedad.

You Might Also Like

Published by

Carlos

Hijo de Dios. Promociona tu marca aquí