Con la llegada del verano a España, aproximadamente 60.000 animales son usados como objeto de diversión y maltrato en las mal llamadas fiestas populares que todavía se celebran todos los años en diversas localidades de nuestro país.

A pesar de que los animalistas siempre han tenido la iniciativa de crear campañas de concienciación y han trabajado activamente para poder lograr sus objetivos en materia de protección animal, todavía dentro de la sociedad española existe una cultura de maltrato animal muy arraigada.

AbandoNOanimal, festividades

Las acusaciones por parte de los defensores de animales que luchan contra este tipo de celebraciones cada vez son más recurrentes. Además, este tipo de festividades infringe abiertamente lo mencionado en el artículo 3 de la Declaración Universal de los Derechos de los Animales, certificado por la ONU en octubre de 1978, en el que se afirma que “ningún animal será sometido a malos tratos ni actos de crueldad; y si es necesaria su muerte, ésta debe ser instantánea, indolora y no generadora de angustia”.

El maltrato animal en las fiestas de verano

Lanzar toros al mar: la localidad alicantina de Dénia celebra todos los meses de julio esta atroz festividad. Los participantes intentan que una vaca o un toro caiga al mar. Una vez que el animal cae en el agua, las personas atan sus cuernos para poder tirar de ellos y con la ayuda de una barca lo intentan sacar del mar. Muchas veces el animal muere por ahogamiento o por infartos causados por el gran estrés que se le genera. La Asociación Contra la Tortura y el Maltrato de los Animales, en el 2016, notificó que su objetivo primordial era acabar con esta cruel festividad.

Degollar gansos: la localidad toledana de El Carpio de Tajo continúa celebrando cada 25 de julio la tradicional carrera de gansos. Los participantes montados a caballo deben intentar decapitar a los gansos que se encuentran colgados boca abajo, y una vez que lo logran desmembrar, celebran con sus familias llevándose la cabeza como símbolo de premio.

Hasta hace solo 30 años se utilizaban gansos vivos. En la actualidad los animales son previamente sacrificados, sin embargo, los animalistas denuncian que se trata de maltrato animal, y además es un acto que puede herir la sensibilidad de algunas personas, sobre todo de los niños presentes. En el 2016 más de 80.000 personas pidieron a través de Change.org la abolición de esta festividad, pero no tuvieron éxito.

Bueyes forzados a remolcar piedras: en las localidades de Cabezón de la Sal en Cantabria y Erandio en Vizcaya celebran las carreras de bueyes, que consisten en someter a los bueyes a arrastrar piedras de hasta 1.800 kilos para obtener premios de que van de los 1.500 a los 1.800 euros. En 2014 dos bueyes fallecieron por sobredosis de speed, una clase de dopaje que según los ganaderos se usa mucho en estas competencias. Se demuestra que por dinero, el maltrato animal no tiene límites.

Carruseles de ponis: consiste en atar a los ponis e incitarlos a dar vueltas, simulando un carrusel. Según la Asociación de Liberación Animal, cada poni que se usa en esta atracción puede dar alrededor de 1.500 vueltas en 8 horas, lo que dura abierta la feria. Además de que son sometidos a mucho estrés, pueden sufrir de sordera por el alto volumen de la música y ceguera por los focos de luz. A pesar de que muchos son los ayuntamientos que prohibieron estos carruseles, todavía en muchas localidades prosiguen con este tipo de maltrato animal.

Esperemos que la lucha contra estas fiestas de maltrato animal, sean abolidas más temprano que tarde. España sigue figurando en la lista de los países que maltrata más animales en el mundo y eso debe ser un llamado de atención a la sociedad, ya que se les enseña a las futuras generaciones que hacer daño a los animales es normal.

You Might Also Like

Published by

Carlos

Hijo de Dios. Promociona tu marca aquí